HISTORIA

HISTORIA DE LA PROHIBICIÓN DE UNA TRADICIÓN ILICITANA

El 1 de junio de 2012 el ayuntamiento aprueba la prohibición de una zona acotada, abocando a la extinción de la tradición ya que está prohibido el lanzamiento de carretillas fuera de esta zona. Los argumentos esgrimidos carecen de toda consistencia: mala imagen de la ciudad, molestias vecinales, alto coste económico e imperativo de la normativa europea. (nota de prensa)

Los argumentos no tienen en cuenta la tradición, espíritu ni sensibilidad de la población ilicitana hacia sus tradiciones:

  1. Que el coste económico es alto (cuando sí hay partidas presupuestarias para otras festividades inclusive no tradicionales ilicitanas, o cuando el año anterior se dijo el dispositivo de las carretillas fue “a coste cero”)
  2. Quejas de los comercios y los vecinos de la zona (veremos a continuación que la mayor parte de los ilicitanos estamos en contra de la retirada de esta tradición)
  3. Normativa Europea (la normativa europea introduce cambios en la seguridad pero en ningún caso prohíbe la tradición)
  4. Y, la mala imagen que da de la ciudad (los heridos en los últimos años han descendido considerablemente hasta no ser ya noticia reseñable, y al contrario, los turistas y visitantes preguntan después de la Nit de l’Albà por las carretillas, evento que si se cuida y potencia podría convertirse en un reclamo turístico y festero más tal y como ocurre en otras poblaciones de la Comunitat Valenciana).

La noticia se extiende por las redes sociales y un grupo de ciudadanos, no necesariamente carretilleros sino también personas amantes de Elche y de sus tradiciones, coinciden en la necesidad de hacer algo para preservar esta tradición que parece ser, hay constancia de ella desde el año 1750.

Se crea un grupo de facebook llamado “No nos quitéis las carretillas” que en pocas horas suma más de 7000 inscritos, y en unos días se llegó a casi 12.500 seguidores. Sin duda este dato refleja la repercusión social que la noticia tuvo.

La respuesta ciudadana se anticipa en este caso a la de los grupos políticos, que poco a poco comienzan a posicionarse, en algunos casos pasando de puntillas. En algunas encuestas de los diarios de información el 64% de la población estaba en contra de la retirada de la tradición. (Nota de prensa: Noticia sobre el comunicado en contra de la medida que realizó el PSOE Elx. )

Se entregaron en el registro del ayuntamiento unas mil firmas pidiendo que se reconsiderara la decisión, y solicitando a su vez una reunión con la alcaldesa, o quien ella designara, para tratar de llegar a un acuerdo.

El ayuntamiento, por aquellos días, recapitula y decide mantener la tradición (”sólo por este año”) y desplaza la zona acotada del lugar tradicional a una nueva ubicación (con el voto favorable de los tres grupos políticos del consistorio) que no acaba de gustar a todo el mundo. Nuestro grupo también lo critica.

Los integrantes del movimiento social que surgió quieren continuar presionando para la conservación y mejora de esta tradición y deciden constituirse en Asociación (trámite iniciado el 15 febrero 2013) que se llamará Associació de Carretillers i Tradicions d’Elx (ACTE).  LA asociación nace con dos objetivos fundamentales:

  • Mantenimiento, promoción y desarrollo de la tradición de las carretillas en la ciudad de Elche.
  • Mantenimiento, promoción y desarrollo de otras tradiciones ilicitanas, tengan que ver o no con la pirotecnia.

La recién constituida asociación comienza entonces a mantener contacto con partidos políticos y entes sociales con la intención de recabar apoyos y ayuda para que la tradición no se pierda.

Finalmente el ayuntamiento atiende a razones y acepta colaborar con la asociación en la organización del evento.

 

HISTORIA DE UNA TRADICIÓN

Todos los ilicitanos conocemos las carretillas. Nuestros abuelos ya las tiraban, y esa costumbre la heredaron de sus abuelos también.

Hay controversia sobre el origen de la tradición. En algunos medios de información, incluso desde el ayuntamiento, se dató el inicio de la tradición en la posguerra. Pero no es verdad. Si buscamos en bibliografía, encontramos en el libro “Historia de Elche” de Don Alejandro Ramos Folqués, pasajes en donde aparece documentado el lanzamiento de productos pirotécnicos similares en la ciudad ya en el año 1755.  Dice el texto que incluso esta referencia es anterior a la propia celebración de la Nit de l’Albà, que aparece documentada un siglo después.

Dice el libro que en 1771 una Real Cédula del rey Carlos III trató de prohibir los artefactos pirotécnicos, al igual que durante la dictadura de Franco, pero que en ninguno de esos casos los ilicitanos no acataron las órdenes y siguieron lanzando carretillas.

Otro dato nos lo ofrece la Cátedra Pere Ibarra de la UMH en colaboración con el Ayuntamiento de Elche, en donde podemos leer en la biografía del alcalde Mariano Gómez Aznar que gobernó la ciudad entre 1891 y 1892 que ya intentó eliminar el lanzamiento indiscriminado de carretillas, es decir, que era algo ya habitual en la ciudad.

Durante el franquismo también se intentó prohibir, sin éxito.

En la época actual, el ayuntamiento trató de eliminar las carretillas en el año 1993 y 1994, por la fuerza. El primer año acotando la ladera del río Vinalopó, donde no fue nadie a tirarlas, y el segundo año prohibición absoluta, que se saldó con cargas policiales. Sin éxito tampoco.

En el año 1995 se instaura la zona acotada en el centro y desde entonces se han podido combinar tradición y disfrute de la calle por parte de los ilicitanos y visitantes. La solución de la zona acotada en el centro soluciona el problema del lanzamiento indiscriminado de carretillas por el resto de la ciudad, permite llevar un control de acceso para seguridad de los participantes, reduce el riesgo de accidentes personales y materiales, supone un espectáculo seguro para la gente que quiera verlo desde fuera y permite optimizar los servicios sanitarios y de seguridad que se concentran en un único punto.

Además, es precedente de algunos de los requisitos que hoy pide la normativa europea.

 

LA NORMA EUROPEA

En el año 2007 se aprueba por la U.E. una normativa que prohíbe la fabricación y lanzamiento de distintos artefactos pirotécnicos, especialmente los que tienen trayectoria errática, como son las carretillas. Por la presión de España se consigue una excepción a esta prohibición en la zona del Mediterráneo español aunque se incrementa la seguridad con una serie de medidas adicionales: acotamiento de la zona, cursos de formación previos, medidas de seguridad sobre el recinto según número de participantes, etc. La ley europea entra en vigor completamente en el año 2013.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *